La novia de Frankenstein, de James Whale

la-novia-de-frankenstein-cartel-pelicula

En 1935 se estrenará una de las primeras secuelas del mundo del cine: ‘La novia de Frankenstein’, una segunda parte que, además, para muchos, supera en interés a su original, lo que no es poca cosa.

Sería un año antes cuando la Universal, visto el gran éxito de la mítica ‘El Doctor Frankenstein’ en 1931, le propondría a James Whale poner en pantalla de nuevo al monstruo, esta vez además, acompañado.

En ‘La novia de Frankenstein’ Boris Karloff interpreta una vez más al monstruo y Elsa Lanchester a “la novia”, con aquel pelo electrizado y ligeramente encanecido que la acabó convirtiendo en una imagen icónica que se proyectaría a partir de entonces por el imaginario popular. La actriz hace aquí un doble papel, ya que interpreta también a una bella y sensual Mary Shelley al comienzo de la cinta.

El realizador, Whale, le aporta esta vez a la película un marcado toque expresionista y gótico, con un tenebroso juego de luces y sombras que subraya la fotografía de John J. Mescall, incluyendo extrañas angulaciones, planos laterales expresionistas, imágenes con abundantes zonas oscuras, sombras lúgubres y arquitecturas alucinantes.

Atención especial merece también la música, de Franz Waxman, quien compone una magnífica partitura original de estilo vanguardista, sustentada en un tono pletórico y tenebrista que subraya la irrealidad del relato.

La acción de la historia tiene lugar en Suiza, en los años 1816 y 1817 y parte del momento en que el pérfido Dr. Septimus Praetorius (Thesiger) reclama la colaboración de Henry Frankenstein para crear la réplica femenina del monstruo.

La película obtuvo un notable éxito de público y reforzó la pervivencia del mito para el futuro, enriqueciéndolo de matices, haciéndolo hablar y sentir (y por si fuera poco incluso beber vino y fumar).

Para ver la película en español pulsar sobre la siguiente imagen:

Resultado de imagen de la novia de frankenstein

Para ver la película en versión original pulsar la siguiente imagen:

Resultado de imagen de la novia de frankenstein

 

Anuncios

Hawking, de Philip Martin

hawking_tv-234047081-mmed

La película Hawking es una producción de 2004 de la BBC para televisión. Protagonizada por Benedict Cumberbatch en un más que convincente papel, la historia parte del año 1963 y se centra en la narración de la lucha que el entonces joven estudiante de Cambridge emprende cuando se le diagnostica una disfunción en sus neuronas motoras -monoteurona- cuyas consecuencias, en principio, implicaban la muerte en un par de años.

Este descubrimiento lo sumirá en un período de estupor y de dudas del que conseguirá salir implicándose cada vez más en las polémicas científicas de su tiempo y en sus investigaciones sobre el origen del universo, por las cuales pasará a ser mundialmente conocido.

La película puede verse completa pulsando sobre la pantalla:

Frankenstein, de James Whale

Frankenstein.jpgQué decir que no se haya dicho ya de la versión más conocida del clásico de Mary Shelley estrenada en 1931. En concreto hay que precisar que el guión es una adaptación de la obra teatral “Frankenstein: An Adventure in The Macabre” (1927), de Peggy Webling, la cual, a su vez, se basa en la novela “Frankenstein: or the Modern Prometheus” (1818), como decimos, de Mary Shelley.

Para lo que nos ocupa en el presente blog interesa sobremanera la figura del científico, el doctor Henry Von Frankenstein, quien incorpora elementos tomados, entre otros, de los mitos de Prometeo y de Fausto.

El elemento denotante de la trama es la obsesión del doctor por la creación artificial de la vida. La consecuencia de esta obsesión y, por consiguiente, la figura central de la cinta, será el monstruo, protagonizado de forma memorable por Boris Karloff, y caracterizado con singular maestría por el maquillador Jack Pierce.

El monstruo (o el ser, pobrecillo) se verá, por tanto de repente arrojado a la vida sin la menor capacidad o idea de qué hacer con ella. Vestido con harapos que le quedan pequeños, con aspecto extraño y dificultad para la comunicación interpersonal, se verá despreciado, y será objeto de miedo y mofa por la plebe, desatando un descenso a los infiernos que alcanzará su cenit en sus sublimes escenas finales.

Lo sombrío de la cinta está respaldado por la fotografía, de Arthur Edeson y Paul Ivano, la cual está inspirada en la estética expresionista del cine alemán, con abundantes encuadres laterales, inferiores y superiores, la proyección de sombras y la creación de ambientes opresivos y oscuros.

Uno de los conflictos no menores que plantea el film es de los límites de la ciencia, un tópico explorado en muchas otras obras y que enmarca un temor atávico a los cambios que trae consigo la investigación, el progreso y la técnica. Además, se plantean otros conflictos, como la culpa y la responsabilidad o la eterna lucha contra la muerte que mantiene la humanidad desde que toma consciencia de sí.

El film forma parte de la serie de películas de terror que produce la Universal durante la década de los años 30, junto a “Drácula” (Browning, 1931), “La momia” (Freund, 1932), “El hombre invisible” (Whale, 1933) y otras. Dará lugar, a su vez, a una eminente secuela, “La novia de Frankenstein” (Whale, 1935), que traeremos el mes que viene a esta misma sección.

La película completa puede verse pulsando el siguiente enlace o sobre la imagen:

Resultado de imagen de frankenstein james whale

 

 

 

Los Fisicos (Die Physiker), por Fritz Umgelter

die_physiker_tv-373354890-mmedHace algunos meses, la obra Los Físicos, de Friedrich Dürrenmatt, protagonizó nuestra sección de libros.

Esta vez no nos hemos resistido a reseñar -y a ofrecer de forma íntegra- la película que para la televisión alemana filmó el director Fritz Umgelter en 1964 basándose en la obra de Dürrenmatt.

La acción parte de la investigación que está realizando la policía por el asesinato de una de las enfermeras (el segundo en tres meses) del sanatorio mental donde se encuentran ingresados tres hombres, todos ellos físicos de oficio, que parecen sufrir graves transtornos de personalidad: el primer paciente es Georg Herbert Beutler, quien cree ser Sir Isaac Newton. El segundo paciente es Ernst Heinrich Ernesti, quien cree ser Albert Einstein. El tercer paciente es Johann Wilhelm Möbius, y él cree que es visitado regularmente por el rey Salomón.

El avance de la trama conlleva enormes sorpresas mientras asistimos a un lúcido fresco de la Europa de la Guerra Fría capturada por la sobria -y sombría- cámara de Umgelter.

El último hombre sobre la Tierra (Soy leyenda), de Sidney Salkow y Ubaldo Ragona

the_last_man_on_earth-847309324-mmedEn esta distopía convertida en un clásico, Vincent Price da vida a un científico (Robert Morgan) que se enfrenta en solitario a las consecuencias de una fatal epidemia bacteriológica que se ha desatado por todo el planeta y que convierte a las personas en una especie de zombis vampirizados que duermen de día y deambulan por las noches en busca de sangre. La sobria dirección conjunta de  Sidney Salkow y Ubaldo Ragona nos expone la solitaria supervivencia de Price, ejecutor de vampiros por el día y hombre asediado de noche por las turbas de vampiros que tratan de asaltar su casa. La cinta, además, nos relata la historia retrospectiva del camino que lo conducirá hasta su desesperada condición de último hombre sobre la tierra.

Basada en la novela de Richard Matheson, “Soy Leyenda“, se trata de la primera de las tres versiones cinematográficas que se han realizado hasta el momento del libro (las siguientes protagonizadas por Charlton Heston y Will Smith respectivamente). Posiblemente también resulte la más fiel a la novela, lo que tal vez pueda explicarse por la participación del propio Matheson en el guión, aunque este, en desacuerdo y frustrado con las modificaciones posteriores que se efectuarían, evitaría firmar con su nombre y figuró en los creditos con el seudónimo de Logan Swanson, desvinculándose casi completamente del proyecto. Escarmentado de esta experiencia, Matheson evitará participar en el remake que realizará Boris Sagal siete años después.

Es destacable la fotografía en blanco y negro, seca y escueta, que consigue impregnar toda la película de una desapasionada desesperanza. También es especialmente llamativa la potencia de los planos de las calles solitarias, en los cuales podemos observar la fuerza del vacío, la prolongación exterior del enorme hueco que el protagonista siente dentro de sí.

El testamento del Dr. Mabuse, de Fritz Lang

das_testament_des_dr_mabuse-745977420-mmedEl testamento del Dr. Mabuse es una secuela, casi diez años después, de Dr. Mabuse  (véase la entrada de julio de 2016 de este mismo blog) realizada de nuevo por Fritz Lang (uno de los directores favoritos de este Blog, con esta ya vamos por su tercera película aquí, contando la citada Dr. Mabuse y Metrópolis).

En esta ocasión, el malvado Doctor Mabuse (interpretado por el veterano Rudolf Klein-Rogge) se encuentra en un asilo psiquiátrico planeando nuevas tropelías, y será el inspector Lohmann (interpretado por Otto Wernicke) quien intentará detener la conspiración criminal que aquel encabeza y que planea acciones como un ataque a una planta química, el robo de un banco, el envenenamiento de agua y la destrucción de cosechas, entre otras.

La trama se irá complicando a medida que aparezcan en escena el mafioso Thomas Kent, el institucionalizado Hofmeister y el Profesor Baum, quien parece sentirse fascinado por la figura de Mabuse.

El Testamento del Dr. Mabuse sería la segunda película sonora de Lang para Nero-Film y la última colaboración son su esposa y guionista Thea von Harbou.

Un detalle no menor de su trayectoria comercial es que la película se realizó en pleno ascenso de Adolf Hitler. El propio Joseph Goebbels, ya como Ministro de Propaganda, vetaría la película en Alemania con el argumento de que la cinta socavaba la confianza del público en sus líderes políticos.

La película completa puede verse aquí:

Blade Runner: Blackout 2022, de Shinichiro Watanabe

blade_runner_black_out_2022_s-203458951-largeNos encontramos estos días bajo el influjo de unos de los estrenos del año: Blade Runner 2049, la secuela de una de las películas de ciencia ficción más influyentes de la historia y uno de los filmes favoritos de muchos, entre los que me encuentro: la majestuosa y aún enigmática Blade Runner, dirigida por Ridley Scott y estrenada en 1982, hace 35 años nada menos.

Pues bien, entre la cronología de una y otra película aparece esta pequeña pero muy interesante cinta en forma de cortometraje anime dirigida por Shinichiro Watanabe (creador de Cowboy Bebop y Samurái Champloo -entre otros-) y estrenada hace poco más de un mes en Crunchyroll, que se sitúa tres años después de los acontecimientos que narra la original Blade Runner. En ella asistimos a la creación de la nueva serie de replicantes Nexus 8 y a los hechos que  desencadenarán dos replicantes, Iggy y Trixie, quienes se proponen provocar un “Blackout” (apagón) en la ciudad de Los Ángeles.

Uno de sus principales atractivos, además de recrear con efectividad un universo de tanta riqueza, es la combinación de diferentes técnicas de animación, configurando un trabajo de gran belleza visual. Además, hay que apuntarle en el debe del creador las pinceladas de intimismo lírico que evocan la capacidad de la cinta original de preguntarse, entre el humo, las luces, el acero y la noche, por algunos elementos profundos de la condición humana.

En cualquier caso, aunque puede entenderse como el prólogo de una obra mayor, se trata de un cortometraje que se sostiene sobre sí sin ayuda alguna y nos ofrece en 15 minutos un pequeño gran drama humano no necesariamente protagonizado por humanos.

El film puede verse completo aquí: