El paraíso de las mujeres, de Vicente Blasco Ibañez

md11588808099

EL PARAÍSO DE LAS MUJERES es una curiosísima novela fantástica/de ciencia ficción escrita bajo la estela de los popularísimos VIAJES DE GULLIVER -dos siglos después-, en particular bajo el primero de ellos, en el que el protagonista de la obra de Swift da con sus huesos en Liliput.

Será el propio autor quien explicará pormenorizadamente su origen en el prólogo del libro, fechado en 1922. Hay que partir del hecho de que Blasco Ibáñez consiguió ser uno de los escasos autores españoles de su época que se percataron del enorme potencial del cine, un arte que todavía no había dado aún el salto al sonoro pero que comenzaba ya a demostrar su gran potencial expresivo. Blasco, de hecho, logró que varias de sus novelas fueran adaptadas al cine con notable éxito por productoras norteamericanas, en especial SANGRE Y ARENA y LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS.

Blasco relata que, a raíz del éxito de estas películas, su productora le propuso escribir un guión a partir del cual pudiera rodarse una película de interés y novedad. Éste fue el confeso origen de EL PARAÍSO DE LAS MUJERES, para el cual el escritor valenciano recuperaría su entusiasmo infantil por los VIAJES DE GULLIVER para imaginar una secuela del viaje a Liliput ambientada doscientos años más tarde.

El guion resultaría demasiado complicado como para ser abordado por los limitados medios técnicos del cine de su época -desde la actualidad no sorprende esta circunstancia- ya que se hubieran requerido unos efectos especiales imposibles de recrear en su momento. En consecuencia la película jamás llegaría a ser rodada, aunque Blasco Ibáñez aprovechó la idea convirtiéndola en esta particular novela.

En ella el protagonista, Edwin Gillespie, es un joven ingeniero sin fortuna enamorado de miss Margaret Haynes, razón que le conducirá a embarcarse a Australia para tratar de prosperar y hacerse merecedor de los favores de la muchacha.

El barco en el que viaja el protagonista naufragará frente a las costas de la Tierra de Van Diemen (Tasmania) y éste acaba llegando en un bote salvavidas a una playa desconocida que pertenece nada menos que a la costa de la antigua Liliput. Tras unos primeros episodios prácticamente calcados de la obra de Swift, pronto Blasco comienza a perfilar su revisión de esta novela desarrollando lo que, en los dos siglos transcurridos entre la llegada de Gulliver y la de Edwin Gillespie, ha ocurrido en Liliput.

Un elemento decisivo será la rebelión femenina que, tras inutilizar la totalidad de las armas de los varones gracias al invento revolucionario de los rayos negros, se habían hecho con el control absoluto de la sociedad mediante el expeditivo método de relegar a todos los varones a un estado de sumisión absoluta similar a la que ellas habían estado padeciendo hasta entonces.

La sociedad liliputiense descrita por Blasco Ibáñez se muestra como un curioso steampunk con características propias, ya que si bien aparecen en ella invenciones tan innovadoras para la época como los automóviles, los aviones o los submarinos, a ellas se suma la inexistencia de armas de fuego —salvo en los museos— debido a su inutilidad frente a los todopoderosos rayos negros, lo que hace que el ejército liliputiense esté anacrónicamente equipado con armas blancas, ballestas y catapultas. Puesto que existe además una casta de hombres esclavos utilizados para realizar los trabajos más duros a fuerza de músculos, el resultado de todo ello es un curioso anacronismo que recuerda un tanto a la ambientación de la ciencia-ficción más primitiva, al estilo del Mongo de Flash Gordon -aunque éste es unos años posterior- o del Marte de John Carter. Y puesto que Blasco Ibáñez, no lo olvidemos, frecuentó los Estados Unidos, no sería nada disparatado pensar que pudiera haber conocido la ciencia-ficción embrionaria que por entonces estaba surgiendo allí.

Disponible en la Red de Bibliotecas del CSIC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s