Pierrot Lunaire, de Arnold Schöenberg

250px-Schiele_-_Bildnis_des_Komponisten_Arnold_Schönberg_._1917Arnold Schöenberg es reconocido como uno de los primeros compositores en adentrarse en la composición atonal, y especialmente por la creación de la técnica del dodecafonismo basada en series de doce notas, abriendo la puerta al posterior desarrollo del serialismo de la segunda mitad del s. XX.

A partir de un determinado momento su música deja de situarse en el sistema tonal mayor-menor a partir de 1908, lo que equivale a decir que su música se vuelve atonal (véase el Cuarteto para cuerda nº 2). El propio Schönberg rechazaba esta denominación, y prefería el término “politonal”. Más tarde los conceptos de “atonal” y “atonalidad” se impondrían aunque estas nociones continúan siendo aún muy discutidas en la música y, según los expertos, no deben considerarse sinónimas.

Mientras los pintores expresionistas se rebelaban contra la exigencia de imitar “las formas exteriores de la naturaleza”, Schoenberg proponía la “emancipación de la disonancia“, lo que significaba que no sólo cualquier combinación de notas era aceptable sino que “dejaba de existir la obligación de resolver un acorde disonante en una consonancia”, escribe el pianista y escritor Charles Rosen en su biografía ‘Schoenberg’.

Pierrot Lunaire, inspirado en el ambiente de cabaret vienés, consiste en tres grupos de siete poemas: en el primer grupo Pierrot canta sobre el amor, el sexo y la religión; en el segundo, sobre la violencia, el crimen y la blasfemia; y en el tercero sobre su regreso a casa en Bérgamo.

Schoenberg, que estaba fascinado por la numerología, hace un uso extensivo de motivos de siete notas a lo largo de la obra, mientras que el ensamble Pierrot consta de siete miembros (incluyendo el director). La pieza es su opus 21, contiene 21 poemas y fue comenzada el 12 de marzo de 1912. Otros números clave en la obra son el tres y el trece: cada poema consiste de trece líneas (dos versos de cuatro líneas seguidos por un verso de cinco líneas), mientras que la primera línea de cada poema aparece tres veces (siendo repetidas como las líneas siete y trece).

La obra pertenece precisamente a la etapa atonal del compositor (1908 – 1921), donde, como decimos, la tonalidad es usada libremente. De esta época son también sus Piezas para piano op.11 (obra pionera totalmente atonal); Cinco piezas para orquesta op.16 y La mano feliz.

La pieza -el disco- puede escucharse de forma íntegra a continuación:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s