Frankenstein, de James Whale

Frankenstein.jpgQué decir que no se haya dicho ya de la versión más conocida del clásico de Mary Shelley estrenada en 1931. En concreto hay que precisar que el guión es una adaptación de la obra teatral “Frankenstein: An Adventure in The Macabre” (1927), de Peggy Webling, la cual, a su vez, se basa en la novela “Frankenstein: or the Modern Prometheus” (1818), como decimos, de Mary Shelley.

Para lo que nos ocupa en el presente blog interesa sobremanera la figura del científico, el doctor Henry Von Frankenstein, quien incorpora elementos tomados, entre otros, de los mitos de Prometeo y de Fausto.

El elemento denotante de la trama es la obsesión del doctor por la creación artificial de la vida. La consecuencia de esta obsesión y, por consiguiente, la figura central de la cinta, será el monstruo, protagonizado de forma memorable por Boris Karloff, y caracterizado con singular maestría por el maquillador Jack Pierce.

El monstruo (o el ser, pobrecillo) se verá, por tanto de repente arrojado a la vida sin la menor capacidad o idea de qué hacer con ella. Vestido con harapos que le quedan pequeños, con aspecto extraño y dificultad para la comunicación interpersonal, se verá despreciado, y será objeto de miedo y mofa por la plebe, desatando un descenso a los infiernos que alcanzará su cenit en sus sublimes escenas finales.

Lo sombrío de la cinta está respaldado por la fotografía, de Arthur Edeson y Paul Ivano, la cual está inspirada en la estética expresionista del cine alemán, con abundantes encuadres laterales, inferiores y superiores, la proyección de sombras y la creación de ambientes opresivos y oscuros.

Uno de los conflictos no menores que plantea el film es de los límites de la ciencia, un tópico explorado en muchas otras obras y que enmarca un temor atávico a los cambios que trae consigo la investigación, el progreso y la técnica. Además, se plantean otros conflictos, como la culpa y la responsabilidad o la eterna lucha contra la muerte que mantiene la humanidad desde que toma consciencia de sí.

El film forma parte de la serie de películas de terror que produce la Universal durante la década de los años 30, junto a “Drácula” (Browning, 1931), “La momia” (Freund, 1932), “El hombre invisible” (Whale, 1933) y otras. Dará lugar, a su vez, a una eminente secuela, “La novia de Frankenstein” (Whale, 1935), que traeremos el mes que viene a esta misma sección.

La película completa puede verse pulsando el siguiente enlace o sobre la imagen:

Resultado de imagen de frankenstein james whale

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s