Giuseppe Penone: la fuerza de la naturaleza y la intervención humana

(1968–2003), Giuseppe Penone, tree (Ailanthus altissima) and bronze. View of the work in 2008

Giuseppe Penone formó parte en sus inicios del movimiento de Arte Povera. El arte Povera consistía en intervenciones mínimas que modificaban la morfología original de objetos naturales. Se basaba en la utilización de materiales inusuales, relacionados con la naturaleza y el carácter efímero del arte. El arte Povera buscó romper la dicotomía entre el arte y la vida. De hecho, los artistas italianos de 1960 querían alejarse del papel convencional del arte y proponían un regreso a los materiales  y mensajes sencillos.

Penone nació en 1947 en Piamonte, Italia. Uno de los momentos culminantes de su desarrollo como artista se produce cuando, en la escuela de bellas artes, abandona la trilogía de modelo-artista-obra, rechazando todo tipo de formalismo y adentrándose en el interior del objeto mismo. Este tipo de pensamiento lo lleva a regresar 20 años después a su pueblo natal donde se pone en contacto con materiales conocidos para él; como son las piedras, los arboles, las hojas,  la tierra… con la naturaleza, vamos.

penone-le-foglie-delle-radici

La fascinación por la naturaleza parece una constante de su obra: su ritmo, su lento crecimiento, su evolución y su resistencia en un mundo totalmente condicionado por el comportamiento humano, de ahí que su obra intente buscar una simbiosis entre la naturaleza y el cuerpo humano. Penone interviene en los procesos naturales para dejar un registro del tiempo, una marca de la intrusión humana en el curso de la vida. De este modo nos invita como espectadores a una observación detallada y universal de la naturaleza como base de una reflexión hacia nosotros mismos, lo que nos rodea, el tiempo, nuestra capacidad de creación, el orden humano y el caos natural.

guiseppepenone05

Una de sus piezas más conocidas, el árbol de 12 metros que alberga la TATE resulta impactante, el árbol se siente vivo, y la pieza tiene una vitalidad propia que invade la sala. La pieza se realizó raspando y removiendo la corteza de un árbol caído de 12 metros. Lo que Penone busca es retornar el árbol a sus inicios, cuando en esa primera etapa de crecimiento un árbol es joven y fuerte. Penone al excavar un árbol joven dentro de uno ya caído nos revela su pasado, de cierta forma lo resucita.

Para Penone la curiosidad de descubrir un nuevo árbol, una nueva historia en el proceso de raspar y excavar lo conduce a un proceso de “renaturalización”. De esta forma el escultor se transforma para regresar a la vida a un material ya existente, creado por la naturaleza. A diferencia de la escultura convencional donde se usa un material para crear un objeto, Penone lo que hace es usar un materia industrial como una viga de madera para regresarla a la vida, a su materia prima, como era al principio antes de que los humanos interviniéramos en el curso  natural de ese árbol.

Otra instalación, Repetir el bosque, largos troncos despojados de sus múltiples capas exteriores que ofrecen sólo el núcleo interior como símbolo de su identidad y su forma primordial, explican perfectamente por qué el artista prefiere definirse revelador, más que creador.

(1980-2014), Giuseppe Penone. Installation view, Musée de Grenoble 2014.

“Parto de la observación sistemática de la naturaleza para analizar y revelar la relación entre el ser humano y el mundo que le rodea, e intento transmitir las pequeñas sorpresas que nos deparan los elementos naturales”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s