“Los embajadores” de Holbein y la Anamorfosis

El magnífico cuadro que estamos observando se titula Los embajadores (1533) y es una de las obras más famosas de Holbein el Joven (1497-1543). Representa a dos jóvenes ricos y poderosos: el de la izquierda es Jean de Dinteville  (1504-1555), embajador francés en Inglaterra, y el de la izquierda es Georges de Selve (1508-1541), obispo de Lavaur.

Entre los dos hombres aparecen diversos objetos, todos relacionados con la simbología del poder (tanto laico como eclesiástico) y del conocimiento científico (relojes solares, un globo terráqueo, instrumentos de navegación y de astronomía, libros…). Sin embargo, lo que nos llama especialmente la atención es un enigmático objeto blanco que aparece en primer plano, en el centro del cuadro.

Antes de averiguar más sobre él, analizaremos el contexto en el que se concibe y ejecuta esta obra.

Un detalle muy interesante de la escena representada por Holbein es que está datada con gran precisión: 11 de abril de 1533. Poco tiempo antes, Enrique VIII había solicitado al papa Clemente VII la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón, ya que de su unión no había nacido ningún heredero varón. El papa no accede a esta petición, lo que no impedirá al monarca desposar en secreto a Ana Bolena el 25 de enero de 1533. A principios de abril, Thomas Cranmer, el arzobispo de Canterbury, anula el matrimonio con Catalina y declara a Ana Bolena Reina de Inglaterra. Este hecho no tiene precedentes, y de él se derivan una serie de convulsiones geopolíticas, la primera de las cuales es el envío de una embajada francesa para intentar una reconciliación con el papa: precisamente dos de estos embajadores son los representados en el cuadro.

Bien, ya sabemos algo más ¿pero qué ocurre con ese objeto? ¿Qué hace allí?

Efectivamente, si nos fijamos con atención, comprobaremos que se trata de un cráneo deformado.  Holbein produce este curioso efecto por medio de una técnica llamada anamorfosis oblicua: así, la imagen se reconoce cuando la persona que mira el cuadro se coloca en el lado lateral de la obra para mirarla oblicuamente. O bien si usa una simple cuchara o algún objeto curvo que refleje la imagen que le permita contemplar la calavera en sus dimensiones correctas.

¿Qué es una anamorfosis por tanto? Consiste en la representación de figuras o elementos distorsionados, los cuales sólo pueden ser contemplados correctamente desde una determinada perspectiva. Es una deformación reversible de una imagen a través de procedimientos matemáticos u ópticos.

¿Y una anamorfosis oblicua? Es una imagen que se construye proyectando una figura sobre un plano oblicuo,  simulando un objeto bien diferente -incluso desprovisto de sentido- si no se mira desde el punto de vista excéntrico adoptado para la proyección.

Para entenderlo mejor podemos observar el siguiente grabado de Durero, y en élcomprobaremos que el artista utiliza un velo de Alberti -un marco de forma rectangular dividido mediante hilos tensados en cuadrados menores y colocado perpendicularmente al objeto a representar- para reproducir a la modelo conservando de manera correcta las proporciones.

Si se hace el dibujo colocando el marco de forma inclinada, se obtiene una anamorfosis oblicua:

Esto es lo que hace Holbein en el cuadro para disimular la calavera…

Bien, y nos queda una última pregunta ¿pero qué simboliza este objeto?

En principio, el uso de calaveras como representación de la muerte del hombre, de la fugacidad de la vida humana o el rápido paso del tiempo, fue muy utilizado por los artistas del Renacimiento. Surgió así una representación pictórica conocida como Vanitas y que encierra todo este simbolismo en pinturas, esculturas y todo tipo de manifestaciones artísticas.

Su denominación procede de un pasaje del Eclesiastés (1,2): Vanitas vanitatum omnia vanitas (Vanidad de vanidades, todo es vanidad) y se usó pictóricamente para introducir una reflexión sobre la fugacidad de la vida y la inutilidad de los placeres mundanos ante la certeza de la muerte.

En el cuadro de Holbein, esta Vanitas ocupa la parte principal del cuadro, como un elemento que distorsiona la armonía del conjunto y que confunde al observador mediante la inclusión de la anamorfosis. Una de las hipótesis más probable es que este elemento y su tratamiento estético aluda a la fugacidad y a la muerte de la dinastía, al carecer esta de un heredero varón que la continúe.

Holbein, ya sea por encargo o por inspiración, realiza una obra tremendamente “política”, testimonia su actualidad y nos la proyecta en los siglos. Sin duda sería interesante ver a Holbein interpretando en clave política lo que ha sucedido estos días en el Congreso de los Diputados y observar el lugar en el que colocaría la Vanitas. Lo que se ha perdido Holbein…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s