En Septiembre en el Blog

Pincha sobre cada una de las imágenes para ver el contenido asociado a ella:

Digital.CSIC

Rush 2112.jpg624Campus Gutenberg de la comunicación y la cultura científica

 

Anuncios

El Aleph, de Jorge Luis Borges (o cómo la física cuántica surge en la literatura)

Esta obra marcará un punto de inflexión respecto al estilo que destilaba su colección anterior de cuentos, Ficciones. Así como los cuentos de Ficciones describían mundos imposibles, los de El Aleph revelan grietas en la lógica de la realidad; muestran una irrealidad secreta y oculta que, aunque es más visible en cuentos como El Zahir, La escritura del Dios o El Aleph, también está presente aunque una forma más sutil en otros aparentemente más realistas como Emma Zunz o El muerto.

En concreto, el cuento El Aleph narra el descubrimiento del personaje Borges de un objeto de objetos en la casa de su antigua amada Beatriz Viterbo. Esta pequeña esfera tornasolada de casi insoportable fulgor-de entre dos y tres centímetros de diámetro que aparece en el sótano de una vieja casa en la calle Garay, Buenos Aires- es el espejo y centro de todas las cosas, en la cual todo confluye y se refleja, a la vez y sin sobreposición. “Uno de los puntos en el espacio que contiene todos los puntos”…¿no les recuerda a la aparición de los agujeros negros descubiertos en los centros galácticos, donde la atracción gravitatoria es tan grande que ni siquiera la luz puede escapar?

El Aleph, entendido como un ensayo brillante de visión/localización, muestra un espacio ilimitado de simultaneidad y conforma una de las mejores y más interesantes interpretaciones de lo que se podrían denominar las Geografías Postmodernas y que han desarrollado, entre otros, Harvey, Soja o Massey.

Es, además, enormemente llamativa la capacidad anticipatoria de Borges. De hecho, la física cuántica mostrará en el futuro que las partículas tienen la propiedad de estar en varios lugares en el mismo instante. Cuando las observamos, pasan a estar en espacio muy definido. La física cuántica revela que el mundo, intrínsicamente, es azaroso. El Aleph esboza una sugerente interpretación de la relación entre los conceptos de totalidad y caos.

Borges es, para muchos, una suerte de microcosmos de la intersección entre ficción y realidad, entre arte y ciencia, capaz de combinar la laboriosa ingeniería de la construcción literaria con un profundo lirismo. Comparable, por ejemplo a otro de los protagonistas de nuestro Blog, a Bach, quien construía rigurosamente sus piezas musicales mientras, a la vez, era capaz de emocionar de una manera increíble. Borges sería así una especie de Bach vernáculo de la literatura.

¿Y si leemos a Borges mientras suena Bach?

Disponible en la Red de Bibliotecas del CSIC

 

La vida futura, de William Cameron Menzies

Con guión del pionero de la literatura científica Herbert George Wells, basado en su propia novela “The shape of things to come” de 1933, Things to come (La vida futura) es una película donde su tremenda inventiva visual y expositiva la convierte en uno de los paradigmas del cine de especulación científica y de crítica social de todos los tiempos. El discurso anti-utópico de Wells sobre la evolución de la humanidad tal vez posea una densidad excesiva. Sin embargo, salvo algunos soliloquios en forma de alegato que hacen demasiado evidente el mensaje y lo aproximan a una cierta demagogia, la película avanza sin pausa a través de las etapas “históricas” del futuro que propone el guión (ni más ni menos que una centuria de predicciones, entre 1936 y 2036) gracias a un logrado contrapunto visual que permite al espectador seguir el hilo conductor de la narración.

La acción de la película arranca en 1940, cuando Everytown –un claro trasunto de Londres- pasa sus fiestas navideñas abrumado por las noticias de una guerra inminente. Hay muchos que prefieren ignorar las portadas de los periódicos, pero algunos, como John Cabal (Raymond Massey) temen que la tragedia sea inminente. Y efectivamente están en lo cierto: las primeras bombas caen aquella misma noche y la violencia no finalizará hasta treinta años después. Hoy sabemos que la Segunda Guerra Mundial estalló tan sólo tres años después del estreno del film, pero entonces aquello no era más que una ficción.

La historia salta entonces treinta años en el futuro. En 1970, la sociedad –representada, de nuevo, por Everytown- ha quedado reducida a un montón de ruinas habitadas por masas de desesperados a los que afecta una terrible plaga, la “Enfermedad Errante”. El Jefe (Ralph Richardson), un megalomaniaco tirano cuya ambición es tan grande como corta su inteligencia, se ha hecho con el control de la ciudad gracias a su crueldad y sus engañosas promesas de paz mientras no para de guerrear contra “el enemigo”. Éste ya no es una potencia extranjera, sino los miserables que viven en las ciudades en ruinas más próximas.

El Jefe quiere aeroplanos para continuar sus campañas bélicas, pero no hay combustible con el que hacerlos volar. El joven mecánico Richard Gordon (Derek DeMarney) no cree que esas máquinas puedan volver a funcionar nunca y le confiesa a su novia sus temores de que la humanidad no regresará ya más a los cielos.

Por supuesto, a continuación aparece la esperanza: a bordo de un moderno avión llega a Everytown un envejecido John Cabal, representante de un nueva organización de aviadores que se ha hecho con el gobierno global: “Alas sobre el Mundo”. Las conversaciones de Cabal con el Jefe son muy interesantes, en buena medida porque se supone que el espectador debe posicionarse del lado del primero que, además de la paz, el progreso y la tecnología, encarna también una forma de gobierno autoritario, por muy benigno que quiera ser. Cuando el Jefe insiste en conservar la soberanía local, Cabal le informa con contundencia de que ese tipo de actitudes ya no serán permitidas. Everytown será anexionada al nuevo orden mundial sin que haya lugar a negociación alguna. Finalmente, llegan los refuerzos en busca de Cabal y gasean la ciudad desde el aire para incapacitar a sus residentes.

La historia salta a continuación al año 2036. La civilización ha alcanzado su cénit y la gente vive ahora en una futurista Everytown, transformada en una urbe subterránea iluminada y ventilada artificialmente. Un descendiente de Cabal (interpretado también por Massey) continúa predicando a favor del progreso, esta vez a través de su empeño en lanzar el primer cohete a la Luna, lo que abrirá las puertas a la exploración y colonización espacial. Pero no todo el mundo está de acuerdo. El artista Teotocopulous (Cedric Hawkicke) se muestra pesimista sobre las bondades de un progreso que parece no tener fin y moviliza a las masas contra el proyecto espacial.

La última parte de la película se centra en quién prevalecerá, si las masas exaltadas o los científicos. La conclusión da la razón a Oswal, quien sonaría frío y despiadado si no fuera porque es el héroe de la historia: permite que la gente muera con tal de lanzar el cohete mientras asegurar que lo importante es el progreso y el avance del conocimiento. Cuando su colega le pregunta cuándo podrán descansar y disfrutar de ese progreso, Cabal le responde que el descanso –el permanente descanso de la muerte- siempre llega para todos demasiado pronto y que entretanto la Humanidad debe siempre aspirar a nuevas metas: la luna, los planetas, las estrellas. La elección, insiste, es: “Todo el Universo o nada. ¿Qué será?”.

“La Vida Futura” refleja con fidelidad el pensamiento combativo de Wells: primero protesta contra la futilidad de la guerra, luego muestra su desprecio por la estrechez de miras y el egoísmo de las clases medias al tiempo que eleva a los científicos a la élite intelectual; el último tercio de la película nos muestra una de sus utopías ideales, un régimen limpio y perfecto dirigido por una élite de sabios que barrería la basura dejada por los imperios coloniales de su época. Armados del razonamiento científico y la más férrea determinación, todo el universo quedaba al alcance de la mano (aunque, al mismo tiempo, la película no pueda evitar cierta aura pesimista en su encadenamiento de catástrofes: una guerra devastadora, epidemias, barbarismo… incluso el final utópico queda ensombrecido por el descontento de una parte de la población).

Resulta interesante comparar la visión que del potencial científico ofrece “La Vida Futura”, escrita y producida por británicos, y los innumerables filmes y seriales americanos del mismo periodo en los que intervenían sabios dementes. Mientras que Wells creía que nada era imposible para la Humanidad si éramos capaces de superar nuestros defectos y abrazar el espíritu científico, filmes como “Frankenstein” (1931) nos decían que la ciencia era algo a lo que temer. No resulta descabellado pensar que si “La Vida Futura” hubiera sido producido en Hollywood, los científicos de “Alas sobre el Mundo” habrían sido los causantes involuntarios de la guerra y las masas de enfurecidos luditas lideradas por Teotocopulous hubieran sido los héroes triunfantes.

 

2112, de Rush (ciencia ficción para los oídos)

Rush 2112.jpgLa gran obra maestra de Rush (2112 es el título del cuarto álbum grabado en estudio por la banda, que sería lanzado el 1 de abril de 1976) no es un disco conceptual como tal, aunque la mayor parte del disco la ocupa el tema que da nombre al álbum con veinte minutazos de duración dividido, a su vez, en siete partes.

De hecho, la discográfica (Mercury Records) ya se estaba tirando otra vez de los pelos con el minutaje del primer tema, sobre todo después del fracaso comercial de su anterior larga duración, “Caress of Steel“, que contenía dos temas de este tipo, y se había dedicado a presionar a la banda para, digamos, hacer temas más digeribles para las radio fórmulas y más digestivos para el oyente medio. Sin embargo la banda prosiguió con su idea original y compuso la que es considerada su primera gran obra y, además, su gran primer éxito comercial. De hecho, el álbum fue el primero de Rush en figurar en los “Top Pop Albums” en Estados Unidos y alcanzó el disco de oro el 16 de noviembre de 1977 (durante la promoción su siguiente álbum, “A Farewell to Kings“) y de platino el 25 de febrero de 1981, poco después del lanzamiento de su ya también clásico “Moving Pictures“.

La historia de este primer tema cuenta cómo, en el futuro, la raza humana vive bajo el control de la Estrella Roja de la Federación Solar, bajo el liderazgo de los monjes del Templo de Syrinx. Un humano encontrará un objeto ancestral, una guitarra, lo que le lleva a meditar sobre el la creatividad y el libre albedrío. Nada menos.

El resto de la historia se descubre escuchando esta obra maestra:

Agua imantada

Agua imantada es el sugerente título del blog de Alejandro Gaita, investigador en magnetismo molecular y computación cuántica, en el que escribe sobre ciencia, racionalidad, mundo académico y temas sociales.

http://gaita.blogs.uv.es/

Si el título es sugerente, el subtítulo que lo acompaña no se queda atrás:

“El agua imantada no existe, son los padres”

No queremos romper el hechizo con más palabras. Entrad en el Blog ahora que os estáis preguntando tantas cosas…

 

 

Planeta Tierra

Otra vez la BBC y sus documentales. Y otra vez David Attenborough. Descrita por sus creadores como «la mirada definitiva a la diversidad de nuestro planeta», es un documental visualmente espectacular, el primero rodado en alta definición, y también el más caro de la historia. Aquí las imágenes juegan un papel definitivo, atrapan irremediablemente al espectador.

Probad, probad a ser atrapados en la jungla de David Attenborough:

La interacción entre colores

¿Qué determina nuestra observación del arte? ¿qué influye en nuestra apreciación de sus elementos básicos?

Por ejemplo, en la pintura, una de las cuestiones más sorprendentes tiene que ver con cómo percibimos el color y cómo lo hacemos atendiendo a un sistema de relaciones complejo en el que resultan decisivos actores como el contexto, la luz, etc., además de factores intrinsecamente humanos, como el comportamiento de nuestro sistema de percepción o los fenómenos relacionados con la óptica. Nos ayudaremos del siguiente artículo de Cristina Alejos, en su blog http://www.pinturayartistas.com/la-interaccion-entre-colores/, para comprender mejor de qué estamos hablando y jugar con sus posibilidades:

 

El color en un cuadro siempre es relativo, nunca se ve un color como es en realidad, como es físicamente. Esto ocurre porque hay influencias de otros colores alrededor. Estas influencias o interacciones se pueden recibir de diversos modos. A continuación se puede ver una lista de los factores influyentes que hacen que los colores sean tan relativos y generan tal variedad de resultados cromáticos.

Para explicar mejor los diversos factores se pueden observar una fotos en formato Gif que cambian para mostrar el efecto.

  1. LOS COLORES EN LA MEMORIA. RECUERDO DEL COLOR.

    Recordar un color exacto cuesta bastante si tenemos una gama de colores similares a elegir.

    Ejemplo:

    Memorizar colores

  2. EL CONTEXTO.

    Los colores y formas que hay alrededor. El mismo color, con formas y con otros colores distintos alrededor, se percibe con cierto valor diferente.
    Kandinsky decía: “Lo que cuenta no es el qué, sino el cómo.”

    Ejemplo con una obra de Kandinsky:
    Contexto de los colores

  3. COLORES PLANOS FRENTE A COLORES CON TEXTURAS, DEGRADADOS, VARIACIONES DE ESPESURA, FORMAS DE LAS PINCELADAS, ETC.

    Estos elementos gráficos añaden una expresividad extra que influye en nuestra percepción del color.

    Ejemplo de un color con textura de pincelada:

    Textura y colores

  4. LA RELATIVIDAD DEL COLOR.

    El color es el más relativo de todos los medios o elementos visuales del arte.

    Ejemplo de un mismo color rodeado de otros colores:

    Relatividad de los colores

  5. INTENSIDAD DE LA LUZ O LUMINOSIDAD.

    Colores más claros y/o más oscuros.

    Ejemplo de un mismo color rodeado de otro oscuro o claro:

    Luminosidad de los colores

  6. UN COLOR PARECE DOS COLORES ALGO DISTINTOS. ADICIÓN DE COLORES.

    Un mismo color que parece dos colores algo distintos. Esto es la adición de colores.

    1 color parece 2

  7. DOS COLORES PARECEN EL MISMO COLOR. SUSTRACCIÓN DE COLORES.

    Ejemplo de dos colores que parecen iguales:

    2 colores

  8. EL CONTRASTE SIMULTÁNEO.

    La razón de porque engañan los colores está en la llamada imagen persistente o contraste simultáneo.
    Cuando miramos un círculo de color fijamente unos segundo y después vamos a mirar una zona en blanco, aparece un cierto colorido con la forma del círculo y con el complementario del color anteriormente visto sobre esta zona blanca, que desaparece a los pocos instantes. Este fenómeno visual se llama persistencia de la imagen o contraste simultáneo. Es por este fenómeno que los seres humanos al mover la vista unimos e influenciamos los colores de un conjunto.

    El contraste simultáneo.

  9. LA ILUSIÓN DE LA TRANSPARENCIA.

    Es el efecto entre colores que simulan una transparencia entre si, por el cambio de tono.

    2 Ejemplos:

    Transparencia de colores

    Transparencia de colores

  10. MEZCLAS FACTUALES, CON ADICIÓN Y CON SUSTRACCIÓN.

    2 tipos de mezclas físicas:
    a) mezcla directa de luz proyectada.
    b) mezcla indirecta de luz reflejada.

  11. LA MEZCLA ÓPTICA. LA PERSISTENCIA DE LA IMAGEN REVISADA.

    El efecto que produce un fondo con distinto color bajo un mismo dibujo o diseño, por la fusión de los colores.

    Ejemplo del efecto Bezold:

    El efecto Bezold

———- ———- ———- ———-

– OTROS ASPECTOS A TENER EN CUENTA

Estos son algunos factores más que también influencian la percepción de un color. Son temas amplios que sólo añado a la lista, pero bien merecerían un tema entero, siendo un aspecto avanzado en el análisis de los colores que vemos:

  • LA YUXTAPOSICIÓN DE COLORES. LA ARMONÍA Y LA CANTIDAD DE COLOR.

  • EL COLOR LAMINAR Y COLOR VOLÚMICO. DOS EFECTOS NATURALES.

    Los colores laminares son los reflejados sobre superficies de un color plano que al estar rodeado de este otro color acaba algo teñido.
    El color volúmico se puede ver en los fluidos tridimensionales, también por efecto de las luces.

  • LEY DE WEBER-FECHNER. LA MEDIDA EN LA MEZCLA.

    La percepción visual de una progresión aritmética depende de una progresión física geométrica.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Weber-Fechner

  • TEMPERATURA DE LOS COLORES.

  • HUMEDAD DEL COLOR.

  • LOS LÍMITES DE LOS COLORES.

  • INTENSIDAD LUMINOSA Y LOS LÍMITES DESVANECIDOS.