Watchmen

Watchmen es un cómic editado originalmente por DC en 1986 y ambientado en unos distópicos años 80. La historia nos propone la siguiente cuestión: ¿Qué pasaría si los superhéroes fueran reales y hubieran existido durante el siglo XX?

A esta cuestión responden tanto Alan Moore como guionista (autor de grandes títulos de la novela gráfica, como V for Vendetta, From Hell o Batman: The Killing Joke), como Dave Gibbons como dibujante. Así, mediante el recurso narrativo de contar a través de superhéroes la historia de Estados Unidos y, por extensión, la del mundo, nos adentrarán en un escenario mundial radicalmente diferente: EEUU ha ganado en Vietnam, el caso Watergate no ha sucedido, como tampoco la Crisis del Petróleo o la revolución de Irán…

Pero claro, esto a su vez ha presentado una  evolución bien distinta en otros ámbitos: tres presidencias de Nixon, un auge aún mayor del conservadurismo estadounidense, una tensión asfixiante durante la Guerra Fría….

Bien, este es el telón social, histórico y político en el que se enclava el relato, pero Moore y Gibbons van mucho más allá y profundizarán también en los propios héroes, a los que satirizan, humanizándolos y desvistiéndolos de sus máscaras, convirtiéndolos en seres humanos con sus fobias, filias y contradicciones.

Pues bien, la historia arranca casi al final de los tiempos, cuando los héroes, envejecidos, desilusionados y poco menos que extintos tras cincuenta años de excesos, han sido criminalizados y, salvo excepciones, la mayoría están retirados. Al menos, hasta que uno de ellos es asesinado y uno de sus compañeros decide investigar quién está detrás del crimen, desencadenando una serie de acontecimientos que nos llevarán a preguntarnos el mismo lema del tebeo: Quis custodiet ipsos custodes?… ¿Quién vigila a los vigilantes?

Una curiosidad del proceso creativo fue que Alan Moore pretendía que Watchmen originalmente estuviera protagonizado por superhéroes de DC de verdad, pero los por entonces editores Len Wein y Barbara Kesel se negaron en rotundo. De ahí que sus personajes mantengan un cierto parecido a algunos de los héroes de la época y las comparativas sean más o menos evidentes.

¿Alguien quiere más razones para leer Watchmen? Pues bien, ahí van algunas más: fue el primer cómic que en 1988 ganó un Premio Hugo, galardón otorgado a escritores de los géneros de ciencia ficción y fantasía, además de aparecer en All-TIME 100 novels, el ranking de la revista Time de las 100 mejores novelas de todos los tiempos.

Hoy, para muchos entre los que me encuentro, Watchmen es una obra literaria con mayúsculas, un libro abrumador que disecciona, al estilo de las mejores obras de ficción, el exterior y el interior de la angustia del hombre y de la historia y sociedad contemporánea.

Para no perdérsela.

En las Bibliotecas del CSIC puedes encontrar bibliografía sobre esta obra

y sobre su autor

*Esta entrada se basa en el artículo titulado “Los mejores cómics: Watchmen, de Alan Moore,”de Jesús Delgado, cuyo texto completo se puede consultar en la siguiente dirección: http://www.hobbyconsolas.com/noticias/mejores-comics-watchmen-alan-moore-58432

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s